Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Martes, 29 Marzo 2016 22:00

Claves para fomentar la lectura en tus hijos

  • Iniciarles pronto en los libros mejora su concentración, sus relaciones sociales, estrecha vínculos afectivos, retrasa la pérdida de memoria hasta la vejez...
Escrito por Radio Televisión Vida

As puertas de celebrar el próximo 2 de abril el «Día internacional del libro infantil y juvenil», los expertos insisten en la importancia de la implicación de las familias para fomentar la lectura en los niños.

Aseguran que leer desde la infancia es un estupendo método para mejorar el aprendizaje y maduración de los más pequeños y favorece el desarrollo del vínculo afectivo con los padres, que pueden apoyarse en cuentos para abordar problemas de sus hijos como el control de esfínteres, el miedo, lo celos...

Según Ester Serrano, de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPaP), «los niños que están acostumbrados a leer o a que les lean, adquieren fácilmente vocabulario y capacidades para el desarrollo del lenguaje. Se sentirán más seguros en el colegio tanto en la lectura como en el habla ante sus compañeros, mejorarán su rendimiento, aumentarán su capacidad de concentración, de análisis y de interpretación de los textos».

Con este buen hábito adquerido, los beneficios alcanzarán hasta en la edad adulta puesto que «un cerebro activo funciona mejor y más rápido», asegura Esther Serrano. Explica que mientras leemos se estimulan las conexiones entre neuronas y otras áreas como la retina y la corteza cerebral visual del lóbulo occipital del cerebro, al tiempo que se aumenta la llamada "reserva cognitiva", lo que retrasa y previene la pérdida de la memoria. Es un factor de protección de las enfermedades neurodegenerativas».

El problema, según añade José María Lucía, socio fundador de Educandoo.com, es que solo entre un 30-35% de los padres están implicados en la lectura con sus hijos y «a medida que avanzan en edad estos hábitos se pierden». Por ello, propone que estos hábitos los adquieran desde pequeños para que los interioricen para toda la vida, comenzando con una lectura diaria de cuento antes de dormir. «Los padres deben servir de ejemplo y leer, pero si no son lectores habituales, pueden llevar a sus hijos a bibliotecas y disfrutar ojeando libros juntos y seleccionando un buen título. Además, es muy positivo regalarles un libro ante un buen comportamiento, como premio, para alejarles de la idea de que la lectura es una obligación».

Desde la AEPap, Esther Serrano añade que hay que respetar sus gustos para que elijan sus historias. «También los padres deben estar dispuestos a compartir con ellos lecturas, a animarles a leer y a escuchar sus experiencias con la lectura. El debate después de leer el libro también es positivo. Otra forma de atraerles es leer en voz alta todos los miembros de la familia y cuando él lo haga no corregirles continuamente, no importa que se equivoquen. No está en el colegio. En ese momento lee para pasarlo bien».

Sven Huber, socio fundador de Boolino, añade que para que no pierdan el hábito durante la adolescencia «se les puede proponer un libro de ciencia ficción o comics, que aunque resulten menos educativos, los hay de gran calidad y les invita a la lectura, lo que les ayudará a combatir el estrés de una época de muchos cambios vitales y luchar contra el aburrimiento propio de estas edades».

Errores más habituales de los padres
—Obligarles a leer contra su voluntad. Sustituir el tiempo de otras aficiones por la lectura. Leer debe ser una afición más y hay que encontrar su tiempo entre las rutinas diarias. No debe ser sólo una tarea escolar más. —Imponerles las lecturas que les gustan a los padres y criticar las suyas.

—No tener en cuenta la edad y maduración de los niños. —Empeñarse en excluir las nuevas tecnologías frente a la lectura tradicional. Se pueden compatibilizar. —Corregirles continuamente si no leen perfectamente. —No compartir la lectura con ellos.

Cómo proceder a lograr buenos hábitos según la edad de los niños


Hasta 6 meses

  • Libro concreto, imágenes grandes, materiales como tela, vinilo, cartón.
  • Los padres se involucran al máximo, son los responsables de crear al momento de lectura. Se pueden fabricar los propios libros con fotografías.
  • Libros que incorporen de una a 4 palabras por página.


6-12 meses

  • Libros para desarrollar las habilidades de motricidad física, para tocar y manipular. Libros que emitan sonidos.
  • Libros con solapas, a los 8 meses descubren y recuerdan el cambio de una página a otra.
  • Incorporar frases repetidas, rimas y onomatopeyas.
  • Padres: leer con musicalidad, cuidar el tono, la entonación de la lectura. Los niños a partir del año decodifican el lenguaje, a los 8 meses todavía no. Pero esta primera fase de entender la musicalidad es clave para entender la fase posterior de decodificación.


1-2 años

  • Empezamos a trabajar la adquisición del lenguaje, la codificación. Momento de introducir la narrativa sencilla con inicio, nudo y desenlace.
  • Libros informativos sobre conocimientos del mundo que les rodea, van muy bien los libros que hablan de rutinas (lavarse los dientes, vestirse)
  • Padres: leer en voz alta y lentamente, con claridad, para que vaya entendiendo el lenguaje. Repetirles las historias, a los niños les gusta la repetición porque pueden predecir.


2-3 años

  • El niño hace uso del lenguaje pero habla sin claridad, se recomiendan abecedarios.
  • Introducir el álbum ilustrado.
  • Etapa en que se despierta la fantasía.
  • Libros de sentimientos para trabajar autoconocimiento y autocontrol.
  • Libros informativos: etapa del "por qué".
  • El padre tiene que posicionarse cada vez más en un rol dialogante. Ya no lleva todo el peso narrativo. Importancia de hacer preguntas al niño sobre las lecturas. Diálogo.


4-6 años

  • Libro como herramienta educativa para trabajar la interacción hijos-padres.
  • El padre va dejando paso cada vez más al niño como conductor de la lectura, fomentar que el niño lidere la lectura y decida las pausas y las repeticiones.


6-8 años

  • Etapa en que el niño aprende a leer, debe ser la base de su competencia lectora y de sus futuras habilidades lectores (comprensión, velocidad).
  • Combinar libros de conocimiento y álbum ilustrado.
  • El padre paulatinamente pasa a tener el rol de escuchar, sigue leyendo pero debe dejar que el niño empiece a leer por sí mismo. El niño debe empezar a elegir sus lecturas y los padres pueden preguntarle por qué las elige. Se fomenta la interacción y la capacidad de pensar.


8-10 años

  • Sumar al álbum ilustrado y al libro de conocimiento las primeras lecturas que contengan más texto. Primeras novelas.
  • Se incrementa el rol de escucha por parte de los padres. El niño puede pedir que se le sigan leyendo libros o cuentos, se debe poder combinar ambas situaciones y hacerlas mixtas: cuando padre lee debe involucrar al niño, cuando el niño lee el padre hace preguntas.


10-12

  • Libros de temática diversa, intentar ampliar al máximo el alcance de los temas con los que el niño está en contacto.
  • El rol de los padres debe ser ejercer de conexión entre las lecturas que el niño elige y otros tipos de ficción, situaciones de la vida real, etc.
  • Padres: se va dejando de lado el rol de escuchar durante la lectura en voz alta del niño y se pasa a un rol más dialogante. Se debe preguntar al niño por la lectura a posteriori, dejarle leer a su ritmo.


Mayores de 12

  • El rol del padre pasa a ser el de observador de los gustos. Es importante en esta etapa los niños/jóvenes sientan el respeto de los padres hacia las lecturas que eligen.
  • Los padres deben ayudar al niños a relacionar las lecturas con otros aspectos de la realidad, como actividades de ocio, adaptaciones teatrales o cinematográficas de las obras, los hechos en los que se basó un libro.

FUENTE: abc.es(30-03-2016)

Deja un comentario

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.