Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Viernes, 23 Febrero 2018 17:16

El Origen De Un Perezoso

Escrito por
No te hablo del animalito que Dios hizo como parte de su creación, sino de la persona que es presa de la flojera y el conformismo, cuyo motor diario es el desánimo y en muchos casos el negativismo.
 
Desde su más tierna infancia José vivió rodeado de lo mejor, buena ropa, buenos juguetes y zapatos, la comida no faltaba, el refrigerador estaba lleno y podía comer lo que quisiera, él se acostumbró a ese estilo de vida.
 
Su familia no se dio cuenta que criaron una persona extremadamente dependiente. A veces los padres se equivocan al decir “no quiero que mi hijo pase por lo mismo que yo pasé”, le dan de todo y cuando falta algo no saben qué hacer. Un dependiente es a la vez perezoso, sabe que sus papás proveerán lo que necesite y preferirá realizar pocos esfuerzos en la vida.
 
 “En su propia opinión el perezoso es más sabio que siete que sepan aconsejar”. (Proverbios 26:16 RV60)
 
El consejo del perezoso es como agua estancada, se imaginarán los resultados para quienes lo escuchan; el que cree saber todo analice su situación actual.
 
¿Cuál es la importancia de los padres en la vida de sus hijos? Ellos están para proteger y proveer para  toda necesidad física y emocional, la palabra de Dios enseña sobre la educación dirigida a los hijos, instruir en la verdad y corregirlos cuando se quieran desviar.
 
“El alma del perezoso desea, y nada alcanza; Mas el alma de los diligentes será prosperada”. (Proverbios 13:4 RV60)
 
Un niño sano conoce sus derechos y sus responsabilidades, los padres le ayudan a crecer y soñar. ¿Qué interesante sería que cada niño aprenda un oficio para que en un futuro pueda auto-sustentarse?
 
El primer lugar de enseñanza es el hogar. La palabra de Dios instruye en justicia y puede enderezar las sendas de los perezosos si deciden conocer a Cristo.
 
¿Cómo estás educando a tus hijos? ¿Eres perezoso? Aún hay esperanza para ti.

Carlos E. Encinas
 
Fuente: CVCLAVOZ
Más en esta categoría: « No Desistas ¡Mejor Son Dos Que Uno! »

Deja un comentario

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.