Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Sábado, 03 Noviembre 2012 13:03

Oidores Olvidadizos

Escrito por

En cierta manera debo confesar que en estos días estoy un tanto preocupado por dos cosas que están sucediendo en la Iglesia del Señor. 

Por un lado ver a la mayoría de los hermanos venir a las reuniones con papel y lápiz entusiasmados por escuchar una nueva Palabra de Señor, y por otro lado nosotros, los predicadores, trabajando y luchando con Dios para tener esa Palabra fresca de parte del Señor para el pueblo.

Ambas cosas desde ya son buenas en sí mismas. Es importante que los hermanos vengan a la Iglesia con deseos de escuchar y con papel y lapiz para apuntar; y que los predicadores busquemos de parte del Señor esa palabra fresca para la congregación. Pero mi preocupación es: ¿Cuánto de la Palabra que se escucha en nuestras congregaciones se lleva a la práctica? ¡Cuanta Palabra que predicamos parece que cae en saco roto! ¿No se estará convirtiendo el pueblo en buenos oidores y poco hacedores de la Palabra?

Yo veo que el jueves predico una Palabra que ha estado ardiendo en mi corazón con fuego santo y el domingo ya están allí los hermanos con papel y lápiz listos para escuchar una nueva Palabra, y yo me digo a mí mismo, ¿qué ha pasado con lo que se predicó el jueves? Me da la impresión de que ya nadie se acuerda, y cuando venga el próximo jueves pasará lo mismo, quizás ya nadie sabe lo que se predicó el domingo.

En estos últimos días estuve compartiendo con las congregaciones en las cuales pastoreo acerca de la parábola del buen sembrador, también llamada por algunos como la parábola de los suelos, animando a los hermanos a ser un buen suelo, es decir, una buena tierra para recibir la Palabra, trabajando con la palabra, en los días subsiguientes, como hacen algunos animales con el alimento que comen, rumiando la Palabra recibida para sacarle todos los ingredientes que tiene, dándole la posibilidad al Espíritu Santo de que siga añadiendo a la Palabra lo que Él desee a fin de que no seamos oidores olvidadizos y podamos marchar hacia la madurez (Hebreos 5:14).

Un último pensamiento para terminar: es importante que los Pastores y predicadores busquemos la revelación, la Palabra de Dios para el pueblo, pero ¿no tendríamos que buscar de parte de Dios también la manera o la estrategia para hacer que el pueblo asimile la Palabra y se sientan más animados a vivirla?

Es sólo una pregunta. Dios te bendiga.

Ernesto Lozano

Ernesto Joaquín Lozano Quinteros.

Pastor y comunicador cristiano. Argentino, naturalizado español, con más de 30 años en el ministerio, pastoreando varias congregaciones en Argentina y desde Marzo del 1997, radicado en España, uniéndose al Ministerio A Los Pies del Rey desde Enero del 2011, compartiendo el ministerio pastoral de la Iglesia Nuevo Nacimiento en Murcia y Levántate y Resplandece en la Ciudad de Águilas, Murcia. Conduce actualmente varios programas en Radio y Television Vida: Historias Para Contar, Todos Somos Familia, y Más Allá De Nosotros.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Más en esta categoría: « La Verdad El Fuego Del Primer Amor »

Deja un comentario

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.