Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Jueves, 17 Octubre 2013 06:49

El Ayuno

  • ¿Cuál es el ayuno que el Señor ha escogido?
Escrito por
Sólo unas líneas escritas con el ánimo de ayudar a todos aquellos que quieran obedecer al Señor en la práctica de ayunar.
¿Qué es el ayuno?: De acuerdo al diccionario de la lengua española es abstenerse de alimentos, muchas veces cuando nos tienen que hacer un análisis de sangre nos dicen que tenemos que ir en ayunas.
 
De acuerdo a lo que nos dice el diccionario bíblico Mundo Hispano:
 
AYUNO, AYUNAR Ejercicio espiritual en el que un individuo o una comunidad se abstienen de comida. Aunque la práctica bíblica era que durara generalmente un día (hasta el anochecer), la Biblia cita ayunos de tres días, siete días, tres semanas y cuarenta días.
 
Las personas ayunaban por diversas razones. Lo hacían, por ejemplo, para prepararse antes de recibir un mensaje de Dios y antes de ir a cumplir una misión especial de Dios. Pero lo hacían también con motivo de la muerte de un ser querido o para conmemorar catástrofes nacionales; y para implorar la ayuda de Dios, discernimiento o perdón.
 
El ayuno nos predispone de una forma especial para entrar en la esfera espiritual, de hecho muchos brujos y satanistas también lo practican.
 
Tenemos que decir que el ayuno era una práctica en el pueblo de Israel tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento.
 
El Ayuno En El Judaísmo
 
La ley de Moisés específicamente mandó ayunar en el → DÍA DE EXPIACIÓN . Esto llevó a que el día se conociera también como «día del ayuno» ( Jer 36.6 ) o «el ayuno» Hechos 27.9 . Después del cautiverio se establecieron intervalos regulares para la celebración del ayuno. Según Zac 8.19 , en el cuarto, en el quinto, en el séptimo y en el décimo mes habría de observarse otros cuatro ayunos que recordaban desastres en la historia de los judíos. Y está también el ayuno antes de la celebración del Purim, que se instituyó en los días de Ester ( Est 9.31 ).
 
El Ayuno En El Nuevo Testamento
 
El ayuno se menciona también en el Nuevo Testamento. Los judíos devotos ayunaban ( Hch 27.9 ). Algunos ayunaban los lunes y los jueves ( Lc 18.12 ). Otros, como Ana, que servía a Dios en el templo con «ayunos y oraciones» ( Lc 2.37 ), lo hacían más a menudo. Los discípulos de Juan el Bautista ayunaban ( Mc 2.18 ). Jesucristo ayunó cuarenta días y cuarenta noches antes de la tentación ( Mt 3.2 ). Asimismo, se menciona el ayuno de Cornelio ( Hch 10.30 ), de los cristianos de Antioquía ( Hch 13.2–3 ), de Pablo y Bernabé ( Hch 14.23 ), y se registra la recomendación de Pablo a los matrimonios ( 1 Co 7.5 ).
 
Podemos decir que la práctica del ayuno es algo de Dios y que en la actualidad en términos generales no se practica, y es porque quizás la enseñanza sobre el ayuno se ha dejado un poquito de lado y ciertos sectores de la Iglesia lo usan pero con una motivación incorrecta.
 
En primer lugar el ayuno debe ser para Dios.
 
¡Ayunar hoy día! ¿Y qué se puede lograr con eso? es la pregunta incrédula de muchos cristianos. Y la verdad que se pueden lograr muchísimas cosas. Pero hay algo que hay que tener en cuenta de una forma especial y es el egocentrismo que muchos tienen al hacer girar todo en sus vidas alrededor de sus propios intereses, la cruz debe obrar en nosotros para que nos podamos centrar en el Señor, porque todo debe girar al rededor de su trono, como dice el Apóstol Pablo en 2da Corintios 5:15 "y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos".
 
Aún en aquellos círculos donde se acepta el ayuno como un ejercicio espiritual normal, con frecuencia se le da mucho énfasis al ayuno para beneficio personal, para recibir poder, para los dones espirituales, para la sanidad física, para contestaciones específicas a las oraciones, y se olvida el otro aspecto del ayuno. No hay nada que nos sugiera que no este bien buscar estas cosas, pero nuestro motivo principal debe ser primero lo que corresponde. Es sumamente significativo que en la primera declaración que el Señor hace sobre el ayuno en el Nuevo Testamento lo toca al tema llevándolo al terreno de las motivaciones, 
 
Mateo 6:16-18 Cuando ayunéis, no seáis austeros, como los hipócritas; porque ellos demudan sus rostros para mostrar a los hombres que ayunan; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. 17 Pero tú, cuando ayunes, unge tu cabeza y lava tu rostro, 18 para no mostrar a los hombres que ayunas, sino a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público. Ningún otro aspecto es más importante que este. Dios no se preocupa meramente por lo que hacemos sino por el motivo que nos anima.
 
En el tiempo de Isaías fijaos 58:3-12 ¿Por qué, dicen, ayunamos, y no hiciste caso; humillamos nuestras almas, y no te diste por entendido? He aquí que en el día de vuestro ayuno buscáis vuestro propio gusto, y oprimís a todos vuestros trabajadores. 4 He aquí que para contiendas y debates ayunáis y para herir con el puño inicuamente; no ayunéis como hoy, para que vuestra voz sea oída en lo alto. 5 ¿Es tal el ayuno que yo escogí, que de día aflija el hombre su alma, que incline su cabeza como junco, y haga cama de cilicio y de ceniza? ¿Llamaréis esto ayuno, y día agradable a Jehová? 6 ¿No es más bien el ayuno que yo escogí, desatar las ligaduras de impiedad, soltar las cargas de opresión, y dejar ir libres a los quebrantados, y que rompáis todo yugo? 7 ¿No es que partas tu pan con el hambriento, y a los pobres errantes albergues en casa; que cuando veas al desnudo, lo cubras, y no te escondas de tu hermano? 8 Entonces nacerá tu luz como el alba, y tu salvación se dejará ver pronto; e irá tu justicia delante de ti, y la gloria de Jehová será tu retaguardia. 9 Entonces invocarás, y te oirá Jehová; clamarás, y dirá él: Heme aquí. Si quitares de en medio de ti el yugo, el dedo amenazador, y el hablar vanidad; 10 y si dieres tu pan al hambriento, y saciares al alma afligida, en las tinieblas nacerá tu luz, y tu oscuridad será como el mediodía. 11 Jehová te pastoreará siempre, y en las sequías saciará tu alma, y dará vigor a tus huesos; y serás como huerto de riego, y como manantial de aguas, cuyas aguas nunca faltan. 12 Y los tuyos edificarán las ruinas antiguas; los cimientos de generación y generación levantarás, y serás llamado reparador de portillos, restaurador de calzadas para habitar.
 
No es de extrañar que el Señor preguntara indignado ¿es tal el ayuno que Yo escogí?
 
Este mismo egocentrismo disfrazado de piedad se podía ver disfrazado de hipocresía en el ayuno de los Fariseos y fue contra eso que Jesús levanto su voz en el Sermón del Monte explicando a sus seguidores que cuando ayunaran no fueran como los hipócritas. Los fariseos hacían alarde de piedad para ser aplaudidos por los hombres y se esforzaban para que todos supieran que estaban ayunando, no estaban ministrando a Dios sino al orgullo de sus corazónes, aunque evitemos la descarada actitud del fariseo deseando recibir alabanza de los hombres, sin embargo podemos actuar basados en motivos egoístas, para gratificación de nuestros deseos o ambiciones personales sin que el motivo básico sea la gloria de Dios.
 
En Isaías 58 La clasica Escritura sobre el ayuno, el Señor les recuerda que el ayuno aceptable es aquel que El ha escogido.
 
El ayuno tanto como la oración deben tener su principio en Dios y ser ordenados por El si van a ser eficaces. La oración que prevalece comienza con Dios. El pone una carga en nosotros por medio de su Espíritu y nosotros respondemos a la misma. La oración que tiene su principio en Dios siempre vuelve a Dios. Lo mismo sucede con el ayuno, cuando es Dios el que elige nuestro ayuno no tendrá que preguntarnos como lo hiciera con su Pueblo tiempo atrás. "Cuando ayunasteis... ¿habéis ayunado para mi? Zacarías 7:5.
 
Todo esto por supuesto no nos libra de nuestra responsabilidad. Nuestra parte debe ser el reconocimiento de la justicia y la necesidad de ayunar, la disposición para la autodisciplina involucrada y el ejercicio del corazón delante de Dios, pero en análisis final la iniciativa es suya. Cuando ayunamos por cuanto tiempo lo hacemos, que clase de ayuno y los objetivos espirituales que perseguimos todo esto es de elección de Dios, a la cual el discípulo obediente responde con gozo.
 
Distintas clases de Ayuno.
 
EL AYUNO NATURAL es donde se practica sin ingerir alimentos sólidos. El primer ayuno que se nos menciona en el Nuevo Testamento es el que hizo Jesús antes de comenzar su ministerio (Lucas 4:2) No comió durante cuarenta días y después tuvo hambre y Satanás apareció para tentarle, este ayuno por lo tanto involucra el abstenerse de toda clase de alimentos, pero no de agua y esta es la distinción que tiene de los otros (parcial y total).
 
EL AYUNO TOTAL Hechos 9:9 Aqui encontramos a Saulo de Tarso después de su encuentro con el Señor estuvo sin comer ni beber durante tres días. En Las Escrituras contamos con pocos ejemplos sobre esta clase de ayunos ya que vemos lo que dicen los médicos que una persona no puede estar más de tres días sin beber, porque a partir de allí se torna perjudicial para la salud. 
Ejemplos: El caso de Esdras en Esdras 10:6 cuando vio el estado del pueblo se angustió y fue como una actitud de humillación y quebranto.
El caso de Ester Ester 4:16 Un caso de extrema urgencia.
En el caso de Moisés no comió ni bebió durante cuarenta días y esto entendemos que fue un caso milagroso.
Vemos que este ayuno se ha usado frente a necesidades extremas.
 
EL AYUNO PARCIAL Daniel 10:3 "No comí manjar delicado, ni entró en mi boca carne ni vino, ni me ungí con ungüento, hasta que se cumplieron las tres semanas.
 Duante 21 días es como una dieta, especialmente para personas que por una situación especial no pueden hacer los otros.
 
Este también es bueno porque hay personas que por el uso de ciertos remedios o por trabajos quizás demasiados duros no pueden hacer ni el total y el natural, pueden abstenerse de ciertas cosas y mantener una actitud de humillación.
 
Hay muchas personas que no quieren ayunar porque tienen miedo de morirse de hambre, que es peligroso y dañino para la salud, etc, pero todo esto se dice por ignorancia, porque incluso los médico muchas veces recomiendan ayunos para purificar el cuerpo, según dicen que es muy saludable ayunar una vez por semana.
 
Comer por supuesto es necesario para sustentar la vida, pero el agua y el aire y el dormir son necesidades mucho más urgentes que el comer. El organismo no puede vivir más que unos pocos minutos sin aire, sólo algunos días sin agua y dormir, pero en circunstancias normales puede sobrevivir en forma completamente satisfactoria varias semanas sin ingerir alimentos.
 
Tal como el camello ha sido hecho con capacidad en su cuerpo de llevar una cisterna de agua que le permite atravesar los ardientes deciertos, de la misma manera Dios a equipado al cuerpo humano con su propia despensa.
 
Normalmente un organismo saludable, bien alimentado puede subsistir por varias semanas sin sufrir las consecuencias de la falta de comida, durante un ayuno prolongado, el organismo vive de las grasas sobrantes y al mismo tiempo actúa como un incinerador interno, quemando los desechos y los tejidos muertos del cuerpo, sólo cuando este procesó de purificación ha terminado es que empieza a consumir las células vivas y es entonces cuando comienza la inanición, siendo a partir de allí perjudicial para la salud.
 
Doy toda esta información con el ánimo a que le perdamos el miedo al ayuno y lo miremos como algo hermoso, que es de mucha bendición si se usa esta herramienta con las motivaciones correctas.
 
También el ayuno es una forma de negación a uno mismo, practicar el dominio propio, y predisponernos a una entrada mayor en el mundo espiritual.
 
Yo creo que estamos en tiempos especiales donde Dios nos quiere llevar más cerca de El y nos va a llamar a orar y ayunar a predisponernos de una forma especial a lo espiritual.
 
Recomiendo la lectura de este libro, del cual he extraído algunas referencias para este artículo.
 
El Ayuno Escogido Por Dios (Arthur Wallis)
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Ernesto Lozano

Ernesto Joaquín Lozano Quinteros.

Pastor y comunicador cristiano. Argentino, naturalizado español, con más de 30 años en el ministerio, pastoreando varias congregaciones en Argentina y desde Marzo del 1997, radicado en España, uniéndose al Ministerio A Los Pies del Rey desde Enero del 2011, compartiendo el ministerio pastoral de la Iglesia Nuevo Nacimiento en Murcia y Levántate y Resplandece en la Ciudad de Águilas, Murcia. Conduce actualmente varios programas en Radio y Television Vida: Historias Para Contar, Todos Somos Familia, y Más Allá De Nosotros.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

1 comentario

  • Enlace al Comentario MARY ZAPATA Viernes, 27 Mayo 2016 00:00 publicado por MARY ZAPATA

    QUE EL SANTO Y BENDITO DE ISRAEL LO CONTINUE UTILIZANDO,SIEMPRE LO RECUERDO CON MUCHO CARIÑO GRACIAS POR ES UNA BENDICIÓN EN MI VIDA PASTOR ERNESTO SALUDOS A ESPOSA Y FAMILIA.

Deja un comentario

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.