Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Miércoles, 14 Octubre 2015 17:28

La pobreza del evangelio de la prosperidad

Escrito por

 El libro de Job me ha sacudido y me ha formado a la vez. Cuando lo leí por primera vez, me pareció preocupante. No parecía justo. Job era un hombre justo. Con los años, esta historia ha ayudado a forjar mi comprensión de Dios y mi teología del sufrimiento. Me ha enseñado que Dios mismo - no lo que él pueda darme - es mi mayor tesoro.

 

Hace años, un colega mencionó lo que había aprendido de Job. Me sorprendí al escuchar que su estudio había arrojado una conclusión muy diferente a la mía. En sus palabras, "Job recuperó todo de nuevo y más por su sufrimiento. Fue bendecido con más hijos y más dinero del que nunca había hecho antes. Eso es lo que la historia nos muestra - hacer lo correcto siempre trae bendición y prosperidad ". Mientras que la primera parte era cierta, no estaba de acuerdo con su conclusión.

 

Él sutilmente se estaba haciendo eco del mensaje del llamado "evangelio de la salud, la riqueza y la prosperidad" - que la meta de Dios para nosotros en esta vida es perfecta salud, felicidad total y beneficio económico. En esta vida. "Simplemente tenemos que nombrar lo que queremos", dice esta enseñanza, "vivir de la manera correcta y entonces, reclamar nuestra victoria. Eso es lo que debía ser vivir para Dios ". Yo sostengo que este enfoque no es vivir para Dios. Tal pensamiento es idolatría. Se están elevando los dones de Dios por encima de Él, el dador. Eso es quitarle valor a Dios.

 

La verdadera vida abundante

Los defensores del evangelio de la prosperidad ven las cosas de manera diferente. Ellos creen que su posición es bíblica, citando las Escrituras para respaldar sus afirmaciones. Uno de estos versos es Juan 10:10: "Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia." Jesús nos da vida abundante, pero su vida abundante es independiente de las circunstancias. Un diagnóstico de cáncer, un desplome del mercado de valores, y la rebelión de un niño no pueden disminuir la vida abundante que tenemos en Cristo. Una curación milagrosa, una ganancia financiera, y el regreso de un hijo pródigo no la transforman tampoco. La verdadera vida abundante descansa en el Dios que es el Señor de las cosas buenas y las cosas terribles en nuestra vida. Como dice Job: "¿Aceptaremos el bien de Dios pero no aceptaremos el mal?" (Job 2:10).

 

Cuando afirmamos que la vida sin dolor es la recompensa de Dios para los justos, insinuamos a los heridos que sus problemas son creados por ellos mismos. Como Randy Alcorn dice, Trágicamente, el evangelio de la prosperidad ha envenenado la iglesia y socavado nuestra capacidad de lidiar con el mal y el sufrimiento. Algunas iglesias hoy en día no tienen lugar para el dolor. Los que dicen que Dios les ha sanado toman el micrófono, mientras que los que siguen sufriendo quedan avergonzados en el silencio o dirigidos a salir por la puerta trasera. Yo personalmente he salido por la puerta trasera en los servicios milagrosos, después de haber sido castigado públicamente. Muchas otras personas con discapacidad han experimentado un tratamiento similar en el supuesto de que si no has sido curado, es tu culpa. "Porque la voluntad de Dios es que todos sean sanados. Siempre. Los fieles no sufrirán ".

 

Esta creencia es contraria a la Biblia. Jesús dice que tendremos tribulación (Juan 16:33). Pedro dice que no deberíamos sorprendernos por el sufrimiento (1 Pedro 4:12). Santiago dice que esperemos pruebas, y que las contemos con sumo gozo (Santiago 1:2). Y Pablo dice que las aflicciones traen perseverancia y gloria (Romanos 5:3-5; 2 Corintios 4:17). Por supuesto, sanidad en esta vida puede traer gloria a Dios también. A veces Dios interviene en nuestra vida en formas sobrenaturales y milagrosamente nos cura de la enfermedad. Y Dios es glorificado cuando eso sucede. Pero he visto a Dios aún más glorificado cuando las personas que no están todavía curadas continúan alabándolo en medio de un profundo sufrimiento - cuando todo lo que tienen les es arrancado y lo que le queda es sólo Dios. Y Él es hallado suficiente.

 

Dios es más glorificado cuando lo declaramos más que suficiente en medio de una gran pérdida. Así como lo hizo Job.

 

El Dador es mejor que los dones

El evangelio de la prosperidad enseña que vivimos para las bendiciones materiales de Dios ahora. Job nos enseña que vivimos para la gloria eterna de Dios. En el corazón del evangelio de la prosperidad está nuestro valor. En el corazón de Job, y de toda la Escritura, esta el valor de Dios. Satanás es un defensor del evangelio de la prosperidad, cuando le dice a Dios que la fidelidad de Job se basa en las bendiciones de Dios. Y si esas bendiciones le son quitadas, él cree que Job maldecirá a Dios. Satanás está dando a entender que Dios es valioso sólo por lo que le da a Job. Pero Dios afirma todo lo contrario. Dios afirma que Job lo ama por lo que Él es, no por lo que le da.

 

Cuando Job es capaz de decir, después de perderlo todo: "El Señor dio y el Señor quitó; bendito sea el nombre del Señor" (Job 1:21); está declarando el valor incomparable de Dios. Dios mismo, no sus dones, es el verdadero tesoro de Job.

 

Tal como dice el salmista:

¿A quién tengo yo en los cielos, sino a Ti?

Fuera de Ti, nada deseo en la tierra.

Mi carne y mi corazón pueden desfallecer,

Pero Dios es la fortaleza de mi corazón y mi porción para siempre. (Salmo 73: 25-26)

Que todos encontremos, como Job, nuestro tesoro en Dios, que es nuestra herencia eterna.

 

FUENTE: Coalición por el Evangelio (13-10-2015)

Lorena Pareja

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Deja un comentario

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.