Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Lunes, 04 Diciembre 2017 17:13

"Tres depósitos espirituales que cada profeta y persona profética debe cultivar"

  • Larry Sparks, West Palm Beach (Florida)
Escrito por Radio Televisión Vida

Los profetas necesitan ahondar y extraer deliberadamente de estos tres depósitos para mantener EXACTITUD, INTEGRIDAD y PODER profético.

 


1. El depósito de la Palabra

Para aquel que ocupa el cargo de profeta, o para el creyente de a pie que camina en el don de la profecía (quien realmente, puede ser CUALQUIER seguidor de Cristo), hay algo mucho superior a la actividad de profetizar: es estar sumergido en la Palabra de Dios viva, eterna e inmutable. Las Escrituras, la Palabra de Dios debe ser prioridad en nuestras vidas a fin de que la profecía fluya correctamente.

No se profetiza en base a opinión, estado de ánimo, emoción, sucesos actuales, tendencias populares o ideas políticas. No se profetiza desde el alma ni la cabeza, sino que se hace desde el espíritu, el cual está bajo la influencia del Espíritu Santo. Podemos confiar en que hablamos en sintonía con el Espíritu Santo cuando creamos un depósito de la Palabra de Dios en nuestra vida y así sacamos agua del depósito al profetizar.

No podemos amar la profecía más que la Palabra. El momento en que nuestro afecto coloca el ministerio profético o una función profética como superior a la posición de la Escritura en nuestras vidas, nos ponemos inmediatamente en peligro de error y engaño. La Escritura es nuestra barandilla profética y no me refiero a un planteamiento superficial de la Biblia. No debemos escoger los textos carismáticos "confirmadores" que deseamos usar para respaldar las palabras proféticas, sino que debemos mirar los versículos bíblicos dentro de "todo el contexto".

¿Cuál es la solución? Estudien la Palabra. Profundicen en ella. Me atrevería a decir que debemos ir más allá de lo cómodo y superficial. Estudien aún más. Lean obras de autores de renombre y también eruditos de otras tradiciones teológicas. Amen las Escrituras, pues al estudiar la Biblia excavando sus riquezas fervientemente edifican un depósito interno del cual pueden profetizar con precisión.

2. El depósito del Evangelio

Si quiere mantener integridad profética, nunca deje de asombrarse, quedarse totalmente pasmado y anonadado por el Evangelio, sus implicaciones personales para usted y para todo el planeta.

El Evangelio revela como las personas muertas volvieron a la vida. ¡Usted estaba entre los muertos! El Evangelio le anuncia que un Dios santo, en Su infinita bondad y amor, le ha declarado "inocente" aunque por su pecado merecía ser considerado culpable. Usted ha sido justificado y restaurado con Dios. Este Evangelio revela las intenciones supremas de Dios de llenar la tierra con Su gloria, no a través de edificios construidos con manos humanas, sino a través de manos humanas creadas y ungidas con el poder de Dios.

El Evangelio no se acaba en que sus pecados son perdonados, usted nace de nuevo y algún día irá al Cielo. Esa es tan solo la inauguración de la gloriosa realidad en la que ha entrado. ¿Por qué le perdonó Dios sus pecados? Para que usted pudiera ser morada digna de Su Espíritu y llevar a cabo Sus objetivos desde el principio: para llenar la tierra con Su gloria (Números 14:28).

Decida vivir asombrado por las realidades estremecedoras que anuncia eternamente el Evangelio. Después de todo, el Evangelio es una proclamación eterna a la que usted responderá a través de "ardiente adoración", como describe John Piper. Hay un motivo por el cual la canción del Cielo es la "Canción del Cordero", el himno de Aquel que murió. La Canción del Cordero es un clamor eterno de los redimidos como respuesta a la maravilla y el asombro del corazón del Evangelio, el hombre-Dios, Cristo Jesús.

Esto garantizará que la profecía funcione con integridad. ¿Cómo? A fin de cuentas, el profeta o creyente operando en profecía tratará el don sobrenatural o de profecía con cuidado y santa sobriedad. Es solo debido al Evangelio que podemos actuar como personas que oyen la voz de Dios y que, por lo tanto, pronuncian Sus palabras.

3. El depósito de la batalla espiritual

Del mismo modo en que, como pueblo profético, nunca dejamos de vivir asombrados por el Evangelio, tampoco dejamos nunca de enfrentarnos a la realidad de la batalla espiritual. Una de las verdades más atacadas en esta cultura eclesial de hoy en día sobre todo en las comunidades carismáticas, es la necesidad de la batalla espiritual. La realidad del conflicto espiritual en lugares celestiales se ha barrido debajo de la alfombra, ya que no queremos enfrentarnos a ello. Es debido a los abusos, enseñanzas extrañas y enfoque exagerado en el diablo y los demonios que vimos en el pasado.

Es cierto que muchos creyentes reconocen la realidad de la batalla espiritual, pero al mismo tiempo se niegan a enfatizarlo de ningún modo. Ellos creen que si no le dan importancia a la batalla espiritual, de algún modo lograrán salir del ejército del Señor. La batalla espiritual no se va porque la ignoremos. De hecho, el silencio es consentimiento. La voz de la Iglesia debe hacer decretos contra los avances de las tinieblas. No, no vivimos enfocados en el diablo y los demonios; al mismo tiempo no vivimos desconocedores de su presencia, tácticas e intentos de obstaculizar la manifestación de los propósitos de Dios sobre la tierra.

Sí, la profecía trae edificación y consuelo. Es cierto, nos anima y nos fortalece. Confronta y reta. Pero, ¿saben para qué otra cosa sirve la profecía? Para equipar a los creyentes con armas proféticas de batalla para poder estar firmes e inconmovibles y declarar sobre sus vidas y circunstancias cuando parece que el Infierno se ha desatado en contra del cumplimiento de las promesas del Reino o de que reciban respuesta las oraciones que exaltan a Jesucristo.


FUENTE: La lista de Elías (04-12-2017)

Deja un comentario

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.